Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 . . . Último

Identificación del valor de la transformación digital

Introducción

La transformación digital ha pasado a ocupar el primer puesto en los programas estratégicos de los fabricantes de todo el mundo. Un 92 % se encuentra en alguna fase de su transformación digital. Estos proyectos digitales están transformando los procesos físicos en toda la cadena de valor para obtener importantes beneficios económicos.

McKinsey calcula que la transformación digital constituye una oportunidad de optimización de varios billones de dólares para que los fabricantes afronten las dificultades que presentan las operaciones, los trabajadores, los productos y otros elementos de los entornos industriales.

Sin embargo, determinar qué transformaciones deben llevarse a cabo en estas oportunidades, y en qué orden, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso del programa. Si a esto le sumamos la necesidad de minimizar el riesgo, asegurar la continuidad operativa e impulsar la rentabilidad durante esta transformación, el camino que deben recorrer los fabricantes para obtener valor es una respuesta compleja a una pregunta sencilla: “¿Por dónde empiezo?”

Para muchos, la respuesta, demasiado ambiciosa, es abordar varias dificultades a la vez. Los fabricantes, por término medio, empiezan con ocho proyectos digitales piloto, pero tres de cada cuatro de estos proyectos no se pueden escalar, lo que pone en peligro la financiación y la duración del programa digital.

Este problema de escalabilidad derivado de la fatiga que produce el exceso de opciones a la hora de tomar decisiones (con un detrimento de la calidad de las decisiones, tomadas en un proceso extraño) y de la parálisis de los análisis (sobreanálisis que paraliza la toma de decisiones) da lugar a que los proyectos piloto acaben siendo un calvario.

Para resolver problemas industriales complejos, debemos alinear mejor la transformación digital con el valor empresarial. Identificar los problemas más acuciantes que afectan a los objetivos económicos y operativos, y medir el valor que se puede obtener al resolverlos proporciona una base sólida para la transformación digital.